Whitepaper Core Application Renewal

¿Cómo pueden los bancos obtener más capital con las funcionalidades de negocio con las que ya cuentan? Las aplicaciones más innovadoras en el front-end aportan poco, si no se modernizan al mismo tiempo las aplicaciones core en el back-end. Sólo aquellos que invierten a largo plazo en ambas áreas pueden resultar ganadores de la transformación digital.

La transformación digital es, sin duda, el reto del siglo para el sector financiero. Muchos olvidan, sin embargo, que la digitalización tiene lugar principalmente en el back-end. Y este es precisamente el origen del problema. Mientras que el front-end destaca con aplicaciones más modernas, el back-end suele encontrarse descuidado y sobrecargado. Los bancos y los proveedores de servicios de pago deben hacer que sus negocios se adapten al futuro, pero se enfrentan al rendimiento limitado de sus sistemas de TI y a la presión de los costes. Al mismo tiempo, debe garantizarse la flexibilidad, la escalabilidad y un tiempo de comercialización más rápido para los nuevos productos financieros. ¿Cómo hacer posible que funcione?

El sistema de core bancario se considera la columna vertebral de la TI bancaria. Sin embargo, en muchas instituciones financieras está tan obsoleto que amenaza con obstaculizar sus procesos de negocio. El cambio a un sistema de core bancario completamente nuevo generalmente no es una solución acertada: conlleva un coste demasiado alto, un período de conversión demasiado largo y un riesgo potencial elevado. Por lo tanto, lo esencial es la modernización de las aplicaciones core en el back-end. De esta forma, las aplicaciones vinculadas al front-end pueden optimizarse de forma sostenible y se pueden crear opciones para conectar nuevas tecnologías. GFT destaca las opciones más eficientes en su whitepaper "Core Application Renewal” (en inglés).